11 d’abr. 2010

LA VANGUARDIA 12/4/1970 Apollo XIII



Las reducciones en el proyecto «Apolo». Sin embargo, a pesar de todos los esfuerzos de la NASA, tampoco él proyecto «Apolo» pudo escapar completamente de la quema: los diez alunizajes inicialmente previstos fueron reducidos a nueve, al tiempo, que el programa de construcción de una estación espacial se ha visto también sustancialmente modificado. Además, el pretendido ritmó inicial de tres o cuatro vuelos lunares al año ha descendido hasta solamente dos. El «Apolo XIII», es, -por lo tanto, al mismo tiempo la primera y la penúltima misión lunar de 1970. La situación en este momento no es desesperada, pero tampoco brillante: el mantenimiento de los programas «Apolo» y «Post-Apolo» (nombre este último que por el momento no corresponde a ningún proyecto completamente estructurado) ha exigido todavía más sacrificios: el proyecto «Viking, de descenso en Marte, parece estar en serio peligro; la casa Grumman recibió hace pocos meses la orden de no continuar adelante con sus estudios de vehículos lunares.



Otros tres hombres con
destino a la Luna

Darnos a continuación unos someros datos
biográficos de los astronautas que tripulan
el «Apolo-XIII» en la hazaña del tercer viaje
realizado por el hombre a la Luna.
JAMES LOVELL
Dieciséis meses después de su primer viaje.
James Lovell vuelve a la Luna, pero
ahora podrá poner su pie en ella.
En diciembre de 1968, Lovell. que cuenta
ahora 42 años, formó parte de la primera
expedición planetaria, al quedar el Apolo en
órbita lunar.
En aquel viaje acompañaban a Lovell Frank
Borman y Williams Anders. El primero ya
había sido compañero en otro viaje espacial
el «Gemini VIl».
Casado con cuatro hijos, James Lovell
tiene varios récords como astronauta, profesión
sobre la que actualmente gira su vida,
aunque él ha asegurado que éste será su
último viaje espacial.
Además del último es el cuarto. Después
del «Gemini VIl» y antes del «Apolo VIII»
también fue tripulante del «Gemini XII»,
acompañando a Aldrin, el segundo hombre
en pisar la Luna.
Lovell, quinto ser humano que pondrá sus
pies en el satélite, es el primero en varios
sectores: número de vuelos, horas en el
espacio 572 hasta ahora y kilómetros doce
millones.
«Este será sin duda alguna mi misión más
difícil», dice añadiendo que en su decisión
de abandonar el grupo de los astronautas
influyó la gran cantidad de personas que
están preparadas para llevar a cabo las misiones.
También ha contado que pudo influir en
su decisión de llamar «Acuario» al módulo
lunar, dándole el nombre de una constelación,
el hecho de que por las noches, de
pequeño, trabajaba en astronomía en compañía
de Marylin, que sería luego su esposa.
Lovell nació en Cleveland, Ohio, pero estudió
en Milwaukee, Wisconsin, teniendo
como compañera de escuela a Marylin.
Luego se graduó en la Academia Naval
en 1952.
Ha sido piloto de pruebas de las fuerzas
navales y posteriormente fue instructor de
vuelo. En septiembre de 1962 fue seleccionado
por la NASA para formar parte de su
equipo de astronautas.
FREO HAISE
El servicio militar significó el cambio de
rumbo en la vida de Fred Haise, que será
el sexto hombre en pisar la Luna.
Siempre le había gustado el periodismo
e incluso fundó una revista en el colegio,
mientras estudiaba el bachillerato.
Luego trabajó para el «Biloxi Daily Herald
» durante algún tiempo. Biloxi es la ciudad
de Mississippi donde nació.
Pero cuando fue movilizado se alistó en
un programa para formar cadetes de la fuerza
aérea y ahí comenzaron sus aficiones
espaciales.
Como militar, Haise ha sido piloto de
caza. Estudió en la Universidad de Oklahoma,
donde en 1959 obtuvo con premio extraordinario
su título, de ingeniero aeronáutico.
A la NASA pertenece desde años antes
de ser designado —en 1966— astronauta. Ha
trabajado en diversos centros de investigación
del organismo.

JOHN SWIGERT
Durante la guerra de Corea, John Swigert
iba a bordo de un avión que se estrelló sobre
la pista de aterrizaje y que se incendió.
El se salvó.
Cuando los tripulantes del «Apolo I» perecieron
en el incendio del vehículo durante
la prueba, Swigert era —como lia sido hasta
hoy mismo— un tripulante suplente.
Pero hasta ahora no ha tenido su oportunidad
para viajar al espacio. Se interesí
por la aviación desde pequeño, empezó a
los 14 años y obtuvo su título de pilota
civil a los dieciséis.
Nacido en Denver hace 38 años, Johr
Swigert, de cuyas manos dependen muchos
momentos cumbres en la «Odisea» del «Apo
lo XIII», es conocido entre sus compañeros
astronautas como un auténtico «play boy»
Es el único miembro de la tripulación que
sigue soltero, lo mismo que el hombre s
quien ha sustituido, Thomas 'Mattingly.
En su casa, decorada con un espléndido
bar y un moderno equipo estereofónico pars
escuchar música, hay fotos, dibujos y pin
turas de su pasión: los aviones.
Su segunda afición es la ingeniería ma
canica, especialidad en la que se gradúe
en la Universidad de Colorado, donde tam
bien practicó el deporte del fútbol amé
rieano. '
Mucho antes de ingresar en la NASA
Swigert ya conocía perfectamente lo:
vehículos espaciales: trabajaba en la «Nortf1
American Rockwell Cor.», empresa que l¡
NASA contrató para que contruyera los
«Apolo».
Por eso, James Lovell, comandante de la
misión, no ha dudado en la seguridad
capacidad de Swigert para pilotar el «Odi
sea».
Sobre su soltería, John Swigert dice qui
sale con algunas chicas «guapas e inteli
gentes», pero que de momento no sé ha
decidido a casarse.



PD: 10/4/2010 RM 0 - FCB 2 :-)

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada