15 d’abr. 2010

LA VANGUARDIA 16/4/1970 mas problemas


Salvavidas espacial
Hasta ahora los astronautas han ido utilizando
el módulo lunar, como una especie
de bote salvavidas espacial, con el consiguiente
racionamiento de agua y oxígeno.
De momento, de todas formas, las reservas
de agua y oxígeno del «LM» son abundantes.
Se calcula que hay oxígeno suficiente
para 18 horas más da las que van a estar
en .el espacio. Incluso el agua para el equipo
de refrigeración se cree que tiene un
«margen» de 12 horas sobre las necesidades
reales del vuelo de regreso a la
Tierra.
De todas formas, cuanto más comunique
la astronave con la Tierra y maniobre en
el espacio, tanto más calor generará y tanta
más agua gastará (el equipo de refrigeración
funciona evaporando agua directamente
en el vacío y, claro, este agua no
se recupera ya más). Evidentemente, este
gasto no se puede prever con exactitud.
En cuanto a la instalación de filtrado de
aire, única instalación en la cual el módulo
lunar no es autónomo, los técnicos del centro
de Tierra han indicado a los astronautas
la fabricación de un filtro «casero» elaborable
con los elementos disponibles a bordo
de la nave. Y elemento base de este filtro
improvisado es una manga del módulo que
sirve para obligar el "paso del aire desde
el «ML» al equipo filtrante del módulo de
servicios. Aparte de ello, si fuera necesario,
los astronautas disponen aún de la pequeña
reserva de oxígeno de los equipos portátiles
de los trajes espaciales.
El Papa ha pedido a todos los creyentes que recen
salvación de los astronautas *


Se purifico la atmósfera a bordo
Centro Espacial de Houston, 15. — El
astronauta Fred Haise ha cambiado el envase
de hidróxido de litio en el «Apolo
XIII». El resultado ha sido un inmediato
y agudo descenso de la concentración de
dióxido de carbono en ia cápsula espacial.
Antes de que se procediera a efectuar
dicho cambio los instrumentos de a bordo
indicaron un nivel de 15 milímetros de
dióxido de carbono. Poco después de ia
operación descendió a 4,6 y continúa disminuyendo.
Desde el centro 'de control se dijo a los
astronautas que no se preocuparan por el
nivel de 7,6 y que esperaran a hacer el
cambio del purificador de hidróxido de litio
hasta que. el nivel quedara establecido en
15.

Poco
después de las once de la noche GMT (24
hora española), James Lovell ha llamado
al centro de control de Houston indicando
que tenía problemas con una batería eléctrica
del «Acuario», el módulo lunar.
La batería se está calentando muy rápidamente,
al parecer.
Los controladores han advertido a los astronautas
que estaban investigando las causas
y haciendo todo lo posible por arreglar
la situación.
El peligro del sobrecalentamiento del «Apolo
XIII» se temía desde ayer, puesto que
la escasez de agua para mantener frío el
módulo podía hacer que el calor del sol
y la velocidad del vehículo subieran la"temperatura
a bordo.
El aviso de Lovell es más significativo
desde el momento en que las comunicaciones
por radio se habían limitado al mínimo
desde hace veinticuatro horas también
por escasez de energía eléctrica.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada